Día Mundial de los Océanos: la Nueva Economía Azul

 


Del 22 al 25 de febrero, la Cumbre Mundial de los Océanos 2017 reunió a líderes gubernamentales y empresariales de distintos países, así como a funcionarios de organismos internacionales con el objetivo de formular estrategias que permitan potencializar inversiones sustentables en las cadenas productivas y las industrias vinculadas con los océanos.Así, la visión de la Cumbre -organizada por The Economist Group y National Geographic- es iniciar la transición hacia una economía sustentable “azul”. Reconocer los servicios ecológicos que proveen los océanos es imperativo si queremos crear oportunidades económicas de largo plazo a nivel mundial.
Más del 70% de la superficie de nuestro planeta está cubierta por mares y océanos, los cuales son esenciales para nuestra supervivencia. Son nuestra defensa más sólida frente al cambio climático: los océanos absorben más del 25% de las emisiones anuales de CO2 generadas por actividades humanas poco sustentables. 7Por un lado, el constante aumento en las emisiones de carbono a nivel mundial ha contribuido a una acidificación excesiva de los océanos, poniendo en peligro a todos los arrecifes de coral y a las 200 millones de personas alrededor del mundo que éstos protegen del impacto de tormentas y huracanes. 8
Asimismo, el pronunciado aumento en las temperaturas de los océanos observado a partir de la década de los 70 9 coincide con la pérdida de oxígeno en las aguas oceánicas debido a una evaporación acelerada. 10Adicionalmente, las prácticas pesqueras poco sustentables han llevado a que actualmente cerca del 90% de las poblaciones marinas estén siendo plenamente explotadas o sobreexplotadas. 11 Una nueva economía sustentable para los océanos puede generar muchas oportunidades económicas. Un aprovechamiento sustentable de los recursos pesqueros generará ahorros de 83 mil millones de dólares al año. 12
Para los gobiernos, preservar manglares y arrecifes de coral evitaría grandes costos causados por desastres naturales: tan sólo por la deforestación de los manglares, perdemos cerca de 42 mil millones de dólares anuales a nivel mundial. 13Las ganancias para el sector privado son también cada vez más claras. Una mayor frecuencia e intensidad de los desastres naturales –causados por el cambio climático- demandarán una mayor capacidad de los gobiernos para tener más y mejores capacidades de monitoreo de los océanos. 14
El surgimiento de estándares de eficiencia de combustible para buques de carga puede generar ahorros de hasta 200 mil millones de dólares en costos de combustible anualmente hacia 2030. 15Además, la necesidad de producir energía limpia también ha estado detrás del desarrollo de plantas eólicas en alta mar y de tecnologías que aprovechan el movimiento de las olas del mar para generar energía eléctrica. El mensaje de la llamada “economía azul” es claro: preservar nuestros océanos es imperativo si queremos una mejor economía y un mejor planeta.

[1] Asimismo, los ecosistemas marinos contribuyen a regular las temperaturas en las comunidades costeras y a protegerlas de desastres naturales. Los manglares, los humedales y los arrecifes de coral son barreras naturales frente a inundaciones, huracanes y tormentas, las cuales serán cada vez más frecuentes debido al cambio climático.
[2]Los océanos también son un motor de la economía global. De acuerdo con el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), los recursos marítimos y costeros junto con las industrias que dependen de los océanos generan 3 billones de dólares anuales, o cerca del 5% del PIB mundial.
[3] La economía azul es un generador de empleo: sostiene 31 millones de empleos, de acuerdo con cifras de la OCDE
[4], y tan solo la pesca y la acuacultura apoyan la subsistencia de 10-12% de la población mundial.
[5] Además, los océanos son pilares para el comercio internacional, transportando a 111,000 naves mercantes y 90% de los productos que se intercambian.
[6]Las altas emisiones contaminantes y la explotación no sustentable de los recursos marítimos han sido factores clave en el deterioro de los océanos: se estima que cerca del 40% de los océanos se encuentra afectado por actividades humanas poco sustentables.
[7] Por un lado, el constante aumento en las emisiones de carbono a nivel mundial ha contribuido a una acidificación excesiva de los océanos, poniendo en peligro a todos los arrecifes de coral.
[8] Asimismo, el pronunciado aumento en las temperaturas de los océanos observado a partir de la década de los 70
[9] coincide con la pérdida de oxígeno en las aguas oceánicas debido a una evaporación acelerada.
[10] Adicionalmente, las prácticas pesqueras poco sustentables han llevado a que actualmente cerca del 90% de las poblaciones marinas estén siendo plenamente explotadas o sobreexplotadas.
[11]Una nueva economía para los océanos puede abrir muchas oportunidades económicas. El aprovechamiento sustentable de los recursos pesqueros generará ahorros de 83 mil millones de dólares al año.
[12] Para los gobiernos, preservar manglares y arrecifes de coral evitaría grandes costos causados por desastres naturales: tan sólo por la deforestación de los manglares, perdemos cerca de 42 mil millones de dólares anuales a nivel mundial.
[13]Las ganancias para el sector privado son también cada vez más claras. Una mayor frecuencia e intensidad de los desastres naturales –causados por el cambio climático- demandarán una mayor capacidad de los gobiernos para tener más y mejores capacidades de monitoreo de los océanos, fomentando la innovación en tecnologías digitales y robóticas.
[14] El uso de estándares de eficiencia de combustible para buques de carga puede generar ahorros de hasta 200 mil millones de dólares en costos de combustible anualmente hacia 2030.
[15] Además, la necesidad de producir energía limpia también ha impulsado el desarrollo de plantas eólicas en alta mar y de tecnologías que aprovechan el movimiento de las olas del mar para generar energía eléctrica.El mensaje de la llamada “economía azul” es claro: preservar nuestros océanos es imperativo si queremos una mejor economía y un mejor planeta.

 

Deja un comentario