DIA MUNDIAL DE LA EDUCACIÓN AMBIENTAL

 

Yéssica Vite


Con la finalidad de generar una mayor conciencia en la ciudadanía acerca de la importancia de preservar el medio ambiente y la naturaleza, este viernes 26 de enero se conmemora el Día Mundial de la Educación Ambiental.

Esta celebración se origina en 1975, año en que se celebró en Belgrado, en la República de Serbia, el Seminario Internacional de Educación Ambiental en el que participaron expertos de más de 70 países.

En este evento se establecieron los principios de la educación ambiental en el marco de los programas de las Naciones Unidas. El resultado fue la publicación de la Carta de Belgrado, en ella se plasman las metas y objetivos de la educación ambiental.

“La meta de la educación ambiental es: Llegar a una población mundial que tenga conciencia del medio ambiente y se interese por él y por sus problemas conexos y que cuente con los conocimientos, aptitudes, actitudes, motivación y deseo necesarios para trabajar individual y colectivamente en la búsqueda de soluciones a los problemas actuales y para prevenir los que pudieran aparecer en lo sucesivo.”(1)

 

 

De esta forma, los objetivos de la educación ambiental se han constituido en generar en la sociedad: Conciencia, conocimientos, actitudes, aptitudes, capacidad de evaluación y de participación.

En México, existe un importante número de instituciones académicas y organizaciones de la sociedad civil que realizan importantes esfuerzos en materia de educación y capacitación ambiental atendiendo a diferentes sectores de la sociedad, mientras que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), a través del Centro de Educación y Capacitación para el Desarrollo Sustentable (CECADESU), contribuye a “la formación de una sociedad corresponsable y participativa con educación y cultura de sustentabilidad ambiental” para que las comunidades, sectores y diferentes grupos de la sociedad reciban los beneficios de “desarrollar, promover y aplicar instrumentos de política, información, investigación, educación, capacitación, participación y derechos para fortalecer la gobernanza ambiental.”(2)

Dadas las actuales condiciones de deterioro de nuestro medio ambiente y de nuestros recursos naturales, la Educación Ambiental ha adquirido gran relevancia al estar dirigida a crear conciencia y generar acciones positivas en todos los sectores y grupos de la sociedad, impulsando así el cuidado del medio ambiente y los recursos naturales mediante campañas de educación formal e informal apoyadas por libros de texto, folletos, boletines, talleres y actividades familiares; orientados a temas como el cuidado del agua, la adecuada separación y manejo de los residuos, el cuidado de las áreas verdes urbanas, huertos urbanos y calidad del aire, entre otros.

La Educación Ambiental ha tenido importantes impactos en las nuevas generaciones de ciudadanos y consumidores, quienes en la actualidad muestran una mayor conciencia sobre la importancia del cuidado y preservación del medio ambiente y los recursos naturales, así como acerca del Cambio Climático y la urgencia de su atención.

Información reciente del Foro Económico Mundial muestra que los jóvenes tienen un mayor interés en el cuidado del medio ambiente y los recursos naturales, mientras que ya consideran el Cambio Climático como el problema global de mayor relevancia en la actualidad.

 

 

De esta forma, la Encuesta de Sustentabilidad Global Gen Z de 2017, elaborada por Masdar, subraya que al mismo tiempo que los jóvenes consideran que el cambio climático seguirá siendo el reto más importante para la humanidad durante la siguiente década, el 80% de ellos cree que la responsabilidad en temas de tecnologías más eficientes y de menor impacto ambiental, así como de bajas emisiones debe ser compartida entre el gobierno, el sector privado y la sociedad.

A pesar de los logros y avances alcanzados a través de la Educación Ambiental aún queda mucho por hacer. Es necesario continuar el trabajo con niños y jóvenes, pero resulta aún de mayor relevancia trabajar con la población adulta, ya que es muy importante cambiar sus acendrados patrones de consumo y su conducta ante el medio ambiente y los recursos naturales que continúa generando importante deterioro de nuestro entorno.

 


(1) http://unesdoc.unesco.org/images/0001/000177/017772sb.pdf
(2) http://dgeiawf.semarnat.gob.mx:8080/ibi_apps/WFServlet?IBIF_ex=D1_R_EAMBIENT01_01&IBIC_user=dgeia_mce&IBIC_pass=dgeia_mce

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *