La mejora en el empleo no es lo que parece

 

Jairo Jiménez Santiago

Cuando a la gente se le pregunta en los sondeos de opinión cuáles considera los principales problemas del país, un tema recurrente es el empleo, 3 de cada 10 mexicanos consideran que la creación de empleo y oportunidades económicas es el tema más importante de cara a las elecciones de 2018. Sin embargo, cuando se contrasta esto con las cifras sobre empleo y desempleo los datos “objetivos” parecen decir otra cosa.

En 2017, por ejemplo, la tasa de desempleo promedió 3.4%, su menor nivel al menos desde el 2005. Esto parece ser un buen dato para economía, si bien no lo es para los casi dos millones de mexicanos que buscan empleo y no lo pueden encontrar.

Pero la pregunta permanece ¿Por qué tanta gente ve el tema del empleo como uno de los principales problemas del país, cuando, por ejemplo, en 2017 a través de la radio y la televisión escuchamos noticias y mensajes gubernamentales sobre lo bien que va el empleo?

La diferencia entre estos dos datos tal vez radica en una pregunta que no se hace tan a menudo y esa es ¿qué tan satisfecho está usted con su empleo? Lo más probable es que un número importante de personas respondería que poco o nada satisfecho. Esto sin duda puede tener muchas causas, pero una importante es la compensación, el sueldo, el ingreso percibido.

Volviendo a los datos “objetivos” y de acuerdo con el INEGI, el número de personas con salarios inferiores a 3 salarios mínimos, es decir $7,200 al mes, ha crecido y ya suman 32.6 millones de personas, una cifra récord. Y esto no quiere decir que todos ellos ganan tres salarios mínimos. Ahí están también quienes ganan un salario mínimo o menos y los que ganan entre dos y tres. En conjunto todos ellos representan el 62% de las personas ocupadas en México.

Por el contrario, el número de personas con ingresos superiores a los $7,200 ha ido en descenso y solo son 9.3 millones de mexicanos (18%) los que perciben esos ingresos. Cabe destacar que hay un 20% que o no percibe ingresos o no reportó el monto.

Para ver la evolución de las remuneraciones a lo largo de esta administración podemos comparar los datos de 2012 y 2017. En estos cinco años, los mexicanos con ingresos inferiores a los 3 salarios mínimos han aumentado en 4 millones de personas, al pasar de 28.6 a 32.6 millones de personas. Por su parte, los mexicanos con ingresos superiores a los 3 salarios mínimos han descendido 2 millones, al pasar de 11.3 millones de en 2012 a 9.3 millones en 2017. Esto es en términos absolutos, pero dado que se han creado un gran número de empleos en términos relativos el impacto es todavía mayor.

Esta realidad de menores ingresos para las familias mexicanas se ve agravada por la fuerte alza de precios. Particularmente la que se vivió en 2017, con una inflación superior al 6%, algo que no se había visto en México en más de 15 años. Así, la tan cacareada mejora en el empleo no es lo que se dice. Se habrán creado muchos empleos, pero la percepción no cambiará en tanto sigan siendo empleos de mala calidad y, sobre todo, empleos mal pagados.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *