Cambio climático y sustentabilidad: los retos de México en 2018 #DíaMundialdelaTierra

 

Ricardo Smith Nieves

El lunes pasado, conmemoramos el Día Mundial de la Tierra como una manera de recordar todos los retos ambientales que tenemos pendientes. Y es que la situación actual no es halagüeña. El calentamiento de nuestro planeta es cada vez más preocupante: 2016 fue el año más cálido del que tengamos registro, medido como temperaturas globales promedio. 2017 fue, entre los años sin el fenómeno “El Niño”, el segundo más cálido. Los desastres naturales son también cada vez más intensos y frecuentes: 2017 fue un año especialmente catastrófico, con un total global de 306 mil millones de dólares en pérdidas.

 

No estamos tomando las medidas necesarias para dejar atrás un modelo económico poco sostenible y transitar hacia una economía baja en carbono, al menos no a la velocidad que nuestro planeta lo requiere. El año pasado, las emisiones globales de Gases de Efecto Invernadero (GEI) aumentaron 1.4%, después de tres años durante los cuales se mantuvieron constantes. Asimismo, el nivel de los mares y océanos ha incrementado de manera acelerada de 1990, 7.5 cm, y se espera que llegue a elevarse en 60 cm para finales de siglo.

 

Definitivamente, nos enfrentamos a un reto global. La esperanza de la comunidad internacional se centra en el Acuerdo de París, que ha establecido una meta para mantener el aumento promedio de la temperatura global por debajo de 2 grados Celsius sobre los niveles que se registraron en la era preindustrial. Para esto, los Países Miembro deberán cumplir con compromisos nacionales de reducción emisiones establecidos por cada uno de ellos de manera soberana -conocidos como NDCs, o Nationally Determined Contributions- y cuyo avance deberán reportar a sus pares en las COP.

 

Pero los compromisos nacionales de los países aun se quedan cortos para lograr la meta de contener el calentamiento global. De acuerdo con los cálculos de Climate Action Tracker, los NDCs actuales nos llevarán a un escenario de 3.5 grados Celsius hacia 2100. Por esta razón, es muy importante que el proceso de revisión de contribuciones nacionales, contenido en el Acuerdo de París y que comenzará este año, sirva para reformular las acciones de mitigación de los países.

 

México tiene un gran papel que desempeñar en la lucha global contra el cambio climático. Primero, por la importancia de nuestro capital natural y, en segundo lugar, por nuestro potencial para aportar a la reducción de emisiones globales. La diversidad natural de México supera incluso el tamaño del país: aunque sólo ocupa el 1% de la superficie terrestre, es posible encontrar 10% de las especies globales en tierras mexicanas. Las zonas boscosas y selváticas se extienden a lo largo de 54 millones de hectáreas del país, con 12 millones de personas viven cerca de estas áreas. Además, aunque contribuimos con 1.38% de las emisiones totales, nuestro país se encuentra entre los 10 países que más contribuyen a la emisión de GEI.

 

En su NDC, nuestro país se comprometió a reducir sus emisiones en 22% hacia 2030 por debajo de un escenario inercial. Sin embargo, tomando en cuenta la trayectoria actual –basada en las políticas puestas en marcha hasta finales de 2017-, nuestro país será incapaz de alcanzar su meta de reducción de emisiones hacia 2030, según Climate Action Tracker. Más aun, la misma plataforma de datos arroja que el NDC de México es insuficiente como aportación al objetivo del Acuerdo de Paris. Todavía tenemos un largo trecho por delante.

 

Para lograr un progreso real, necesitamos asumir las políticas climáticas como un pilar esencial de la construcción de un país más próspero y con mayores niveles de bienestar. Es decir, debemos elaborar planes de acción contra el cambio climático basándonos en políticas públicas que mejoren la calidad del aire en las ciudades, que reduzcan la contaminación de los cuerpos de agua que abastecen a nuestras comunidades y medidas que mejoren la eficiencia de nuestra economía.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *