¿Por qué se deprecia el peso frente al dólar?

 

 

Juan Manuel Corona

En las últimas semanas se han registrado presiones en el mercado cambiario que han llevado al peso a niveles cercanos a los 20 pesos. Las fuentes de la volatilidad son claramente identificables; unas son de orden técnico y otras responden a expectativas. 

En primer lugar, el dólar ha registrado una fortaleza generalizada frente a las demás divisas. Existe el temor de que la expansión de la economía estadunidense y de su mercado laboral pueden sobrecalentar la economía y generar presiones inflacionarias. Esto a su vez ha alimentado la expectativa de que la Reserva Federal (el Banco Central de Estados Unidos) aumente las tasas de interés más rápidamente. Ante esta expectativa, los inversionistas estarían adquiriendo bonos del tesoro, lo cual impulsaría su rendimiento. Baste mencionar que, al iniciar este año, la tasa de interés de los bonos del tesoro a 10 años se ubicaba en 2.46% y al 14 de mayo ascendió a 3.00%, uno de sus niveles más alto desde el inicio del 2014.

 

El repunte en el rendimiento de los bonos del tesoro revaluó al dólar de manera generalizada frente a diversas monedas. La fortaleza del dólar se puede notar en los índices que elabora la Reserva Federal que agrupan la cotización del dólar frente a otras divisas.

  • El índice que agrupa la cotización de las principales divisas del mundo1 frente al dólar alcanzó los 88.7 puntos el 8 de mayo, su nivel más alto desde el 26 de diciembre de 2017.
  • El índice que considera la cotización de una canasta más amplia de divisas2 frente al dólar alcanzó los 121.5 puntos, su valor más alto desde el 12 de julio del 2017.

 

Es claro que en ambos casos el dólar se ha fortalecido frente a otras monedas.

Ahora bien, aislando al peso, se observa un impacto similar. Al cierre de 2017 el tipo de cambio cerró en 19.66 pesos por dólar, y gradualmente el peso fue ganando terreno hasta llegar a los 17.98 pesos por dólar, lo cual representó una apreciación del 9% con respecto al cierre de 2017. Sin embargo, a partir de ese día el peso comenzó a depreciarse casi de manera paralela conforme subía el rendimiento de los bonos del tesoro, hasta alcanzar los 19.79 pesos por dólar el día 15 de mayo, con lo cual perdió todas las ganancias que había acumulado en el primer trimestre del 2018.

 

Pero el alza en los rendimientos de los bonos del tesoro no es el único factor que explica la depreciación del peso. Otro factor de importancia, y que no es cuantificable, pero si ha presionado al peso, es la incertidumbre generada por las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Esto se ha acentuado en días recientes, ya que mayo es el mes límite para que el Congreso de Estados Unidos pudiera procesar una reforma al TLC. Sin embargo, al día de hoy las negociaciones parecen estancadas.

La postergación de las negociaciones significa por un lado que: a) el tratado tendría que ser discutido por un congreso estadunidense que entraría en funciones hasta enero del 2019, en el que se prevé una mayoría demócrata que podrían revertir lo acordado; b) el actual equipo de negociaciones de México podría cambiar, ya que en diciembre de 2018 entra en funciones en nuevo Gobierno.

Este escenario abonará a la incertidumbre y seguiría presionando al tipo de cambio que oscilará alrededor de los 19 pesos en las siguientes semanas con la posibilidad de que rebase los 20 pesos por dólar. Ello derivado de un contexto en el que por un lado se prevén más alzas en las tasas de interés de Estados Unidos, y por el otro, se presentará la incertidumbre propia de las elecciones presidenciales de julio en nuestro país. Elecciones, por lo demás, altamente polarizadas, cuyo resultado podría implicar regresiones profundas en la política económica del país.

 

(1)  Considera las divisas de la Eurozona, Canadá, Japón, Reino Unido, Suiza, Suecia y Australia

(2) Además de las anteriores, agrupa a las de China, México, Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong, Malasia, Singapur, Brasil, Tailandia, India, Filipinas, Israel, Indonesia, Rusia, Arabia Saudita, Chile, Argentina, Colombia, Venezuela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *