Celebremos la Firma del Acuerdo de París en este Día de la Tierra

El cambio climático es uno de los más grandes desafíos que ha enfrentado la humanidad. Sin embargo, tomar acciones para disminuir ese riesgo representa un gran reto porque la mayoría de los países no han querido asumir los costos que representa bajar sus emisiones de gases de efecto invernadero. Por eso, a lo largo de las últimas tres décadas ha sido sumamente difícil llegar a un acuerdo que comprometa a la mayoría de los países.
La reunión de Cancún de 2010 (la COP16) representó un importante avance después de años de parálisis y fue la primera vez que los países se comprometieron en alguna medida. Sin embargo, fue hasta diciembre de 2016, con la COP21 en París, que se logró que la mayoría de los países estuviera dispuesto a firmar sus compromisos de reducción de emisiones y se alcanzó el Acuerdo de París.

Con este acuerdo, los países se comprometieron a tomar acciones ambiciosas para disminuir sus emisiones. Algunos deberán concentrarse en sustituir la quema de combustibles fósiles por energía renovable, otros en incrementar la eficiencia energética. Algunos países llevarán a cabo importantes programas para restaurar bosques y tierras agrícolas, otros deberán promover decididamente el transporte público en sus ciudades. No existe una solución única para todos pero si existe un menú amplio de alternativas para reducir emisiones que a la vez pueden mejorar los niveles de vida de la población mundial. Todas estas medidas buscan reducir el calentamiento global y evitar así los peores impactos que los científicos están pronosticando: huracanes, sequías, inundaciones y demás desastres “naturales”.
Tras alcanzar el Acuerdo en diciembre pasado, el día de hoy se lleva a cabo en la sede de Naciones Unidas en Nueva York la firma del Acuerdo de Paris y los países firmantes quedan formalmente comprometidos. Por ello es tan relevante que 171 países ya han confirmado su intención de firmar, incluyendo a los principales emisores: China y Estados Unidos. Esta participación temprana impone un nuevo record para la firma de cualquier acuerdo internacional, mostrando el nivel de apoyo alcanzado recientemente.
Esto no es el final del camino. Queda mucho trabajo por delante. La próxima etapa será la ratificación por parte de 55 países (representando al menos 55% de las emisiones globales). Una vez que eso ocurra, el Acuerdo se volverá Ley para todos los firmantes.
Los parlamentos de algunos países ya se han adelantado y aprobado el Acuerdo antes de la firma, sin embargo, será importante una rápida ratificación de todos. México representa sólo 1.7% de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero pero desde hace años juega un importante papel de liderazgo internacional en el tema. En 2012 fue el primer país en desarrollo en tener una Ley de Cambio Climático. En marzo de 2015 fue el primer país en desarrollo en presentar sus contribuciones nacionales a la reducción de emisiones. Ojalá el Senado pueda ratificar el Acuerdo a la brevedad y continuar con este liderazgo en favor del planeta.
Aún después de la ratificación, los países deberán construir estrategias integrales para modificar sus economías y cumplir con sus compromisos. Las empresas deberán invertir en un futuro más limpio y detonar procesos de innovación sustentable. Los ciudadanos debemos interesarnos más y de manera proactiva reconocer a los líderes que estén tomando las decisiones correctas y a las empresas que vayan por buen camino.
Debemos buscar que se invierta más en energía limpia y renovable, debemos utilizar menos combustibles fósiles, caminar más, depender más del transporte público. Todos debemos colaborar en la medida de nuestras posibilidades.

Falta mucho por hacer, sin duda, pero entre tantas otras noticias, aquí tenemos una buena: hoy hay más esperanzas de que la humanidad sí va a reaccionar a tiempo y prevenir lo peor del cambio climático. Hay que felicitar a los líderes mundiales por este importante paso en beneficio de la humanidad.

Deja un comentario