Cómo creer en la solución

A veces la gente piensa que cada uno de nosotros somos un puntito muy pequeño en el mundo; simplemente otra persona más y  que si vivimos en un lugar tan grande y somos algo tan pequeño… ¿Lo que hacemos cambia algo?
La historia de cada uno de nosotros se puede resumir con tres palabras: nacer, crecer, reproducirse y morir. Pero lo que nosotros hacemos al crecer es lo que cuenta y es lo que queda grabado en tu historia, en nuestra historia…
Mi nombre es Ana Patricia Islas, probablemente las personas que  lean esto sean mayores que yo; (tengo 13) pero sólo quiero que se tomen unos minutos para entender y saber qué es lo que cuenta en realidad.
Cuando miramos a las estrellas nos damos cuenta de lo pequeños que somos y de todo lo que nos falta por descubrir y conocer, nos maravillamos con el hermoso cielo estrellado; pensamos que todo lo increíble que existe está ahí arriba y a veces no vemos lo que tenemos frente a nosotros; toda esa diversidad natural, los paisajes, los animales, las flores y todo lo que el planeta nos ofrece.
Mi abuela una vez me dijo que “la naturaleza es sabia y sincera, porque todo lo que haces al cuidarla lo regresa y te da mucho más”. El problema es que nosotros la estamos destruyendo y un día ella nos los va a demostrar y eso sí va a ser un completo desastre.
Es por esto que el pasado 4,5 y 6 de noviembre del 2014 fui a Rio de Janeiro, Brasil a un entrenamiento llamado “Climate Reality Project Leadership Corps” (Creando Líderes Climáticos). Soy de los únicos chicos  menores de 17 años en el mundo que fueron certificados por Al Gore, el ex – vicepresidente de los Estados Unidos.
Durante esos tres días fui testigo de todos los efectos del cambio climático que son tan desastrosos y de sus posibles soluciones como son la hidroponía, los huertos verticales y la energía alternativa como la eólica, la solar y la  hidráulica.
Cómo Líderes Climáticos hicimos un compromiso  y acordamos hacer 10 actividades  al año para ayudar al medio ambiente y así aumentar nuestra  huella ecológica en el mundo y poder llegar con ello a crear un cambio.
He tenido la suerte de participar en la reforestación de las sierras con la Fundación Walmart  y en mi casa hemos sembrado árboles frutales en el jardín, pero debido a que nuestra casa no es muy grande y tenemos un espacio pequeño, mi familia y yo elegimos plantar árboles en el techo de la casa, hasta ahora tenemos 4 árboles frutales en el jardín y 7 árboles en el techo, además de una pequeña huerta.
Sembrar árboles en los techos puede  parecer un poco extraño pero en realidad es una gran idea para usar el espacio y sobretodo para ayudar a reducir el dióxido de carbono de la atmósfera, está comprobado que algunos árboles frutales pueden producir más oxígeno que los árboles ornamentales y además tiene la ventaja de que cuando crecen pueden ayudar a la economía familiar.
Como mi primera acción formal, decidí  impartir un taller a los niños del kínder Piccolini, en Ciudad Satélite y enseñarles la importancia de las plantas en el mundo, aprendieron cómo cuidarlas, protegerlas y verlas crecer.
Cada niño sembró un rábano que germiné en mi casa previamente con hidroponía para asegurarme que todas las semillas vivieran en un bote de PET. Fue asombroso ver como los niños sintieron una gran  emoción al saber que con su pequeño rábano están creando un cambio en el mundo y que ellos son los únicos responsables de mantener una pequeña plantita viva que deben de  cuidar, ver crecer y finalmente comer.
Otra de mis acciones como Líder es escribir esta experiencia para dar a conocer al mundo que un pequeño rábano plantado por una pequeña persona puede crear una gran diferencia, no sólo por el rábano, sino por la conciencia que vamos desarrollando en cada niño que participa y vive la sensación de ayudar.
En mi entrenamiento también aprendí que todos estamos hechos de aire, agua y tierra, lo que significa que aunque seamos tan sólo un pequeño puntito, somos parte de algo especial, y que a pesar de que el problema es enorme siempre tenemos que intentar hacer algo, debemos de dar lo mejor de cada quien.
Mientras nosotros vivamos en este planeta es nuestra responsabilidad cuidarlo y entender que todo es posible si crees que se puede lograr.
Ana Patricia Islas Mainou.
Líder Climático
13 años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *