Los Acuerdos de París: nuestros valores, nuestro futuro

Los Acuerdos de París: nuestros valores, nuestro futuro
El cambio climático es una realidad innegable que afecta al planeta y a la humanidad. Es una amenaza existencial. Durante más de una década, el Club de Madrid y sus más de 100 Miembros[1], han abogado vigorosamente por la creación de políticas climáticas justas, ambiciosas y efectivas. La decisión del presidente Trump de retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París ha dejado al mundo desconcertado y preocupado, no solo por el futuro de la política medioambiental, sino por el impacto que esta decisión puede tener en las relaciones internacionales de ahora en más.
El Acuerdo de Paris de 2015 fue un avance histórico, tanto en su proceso de negociación como en el grado de responsabilidad asumido por las partes. Las intensas negociaciones unieron a 195 países que decidieron voluntariamente combatir el cambio climático. La renuncia de Estados Unidos a su responsabilidad y a su papel en el nuevo régimen climático global, así como a la revolucionaria transición hacia energías limpias, no solo puede afectar la consecución de las metas del Acuerdo de Paris, sino además abrir un vacío geopolítico con consecuencias impredecibles y que posiblemente lamentemos.
Lamentamos profundamente que la administración Trump haya retirado a Estados Unidos del Acuerdo de París sobre cambio climático. Pese a este retroceso, persistiremos con fuerza y entusiasmo en la línea de acción que entablamos hace 10 años con la iniciativa “Global Leadership for Climate Action” (Liderazgo Global para la Acción Climática). Debemos reforzar el empeño por movilizar la voluntad política en países, ciudades, empresas y también entre los ciudadanos para que de forma efectiva y ambiciosa se alcancen los compromisos del Acuerdo de París y prevenir así un cambio climático catastrófico.
El cambio climático no es solo un tema medioambiental. Las acciones climáticas, definitivamente, no están frenando a los Estados Unidos en la gestión de “sus asuntos internos” o imponiendo cargas financieras y económicas draconianas, ni imponiéndole responsabilidades jurídicas masivas “mientras se imponen medidas insignificantes a los países más contaminantes del mundo”. El Acuerdo de París, de hecho, abre una interesante oportunidad para ampliar las posibilidades ofrecidas por los mercados.
Ya en 2007, el Instituto McKinsey subrayó oportunidades para ganar en eficiencia, pasar a un modelo menos dependiente del carbón y expandir los sumideros de carbono, donde los costes iniciales quedan completamente contrarrestados con ahorros en futuros costes energéticos. El Instituto concluyó que “los esfuerzos concertados para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero estimularían la economía y crearían oportunidades empresariales imposibles de prever pero que acelerarían el ritmo de disminución [de las emisiones], reduciendo de este modo los costes totales.” Diez años después, el consenso al respecto de estas tesis es aún mayor.
Como ex Presidentes y ex Primeros Ministros democráticos de todo el mundo, llamamos a todos y cada uno de los firmantes del Acuerdo de París a que lideren con el ejemplo, muestren urgencia y compromiso en la lucha contra el calentamiento global y refuercen su apoyo al Acuerdo de París. Aplaudimos la valiente, audaz y firme determinación de los Estados, ciudades, condados y compañías en los Estados Unidos para lograr políticas ambiciosas en la lucha contra el cambio climático y apoyar la transición a un sistema energético limpio. Alentamos a todas las demás entidades del país a seguir este ejemplo y a involucrar a otros actores de Estados Unidos en el problema real que tenemos entre manos. Es hora de dirigirse al poder con la verdad y avanzar en una senda positiva, constructiva y sana. El cambio climático es una prioridad en la agenda global y la verdad debe prevalecer, por el bien de nuestro planeta y del futuro de la humanidad.
Asimismo, instamos a todos los implicados a fortalecer y expandir los lazos de confianza entre Norte y Sur, al tiempo que se establecen bases equitativas para una genuina cooperación internacional que aborde los desafíos en energía y seguridad climática.
El cambio climático es mucho más que datos, figuras y grados centígrados. Es sobre nuestros valores y nuestro futuro. El Acuerdo de París debe ser una promesa que se haga realidad para nuestro planeta y para las futuras generaciones.
 

Información de contexto
Hace diez años, en septiembre de 2007, el grupo de trabajo Grupo de Liderazgo por la Acción Climática (GLAC), establecido entre el Club de Madrid y la Fundación ONU, acordó un marco para un acuerdo post-2012 sobre cambio climático.
Siguiendo su experiencia individual y colectiva y sus redes, las dos organizaciones recabaron información y consejos de gobiernos, empresas, academia y seguridad social en un documento que propuso cuatro pilares de negociación: mitigación, adaptación, tecnología y finanzas. Estos fueron después reflejados en el Plan de Acción de Bali, adoptado en 2007 por la 2007 COP13, la cual formalmente inició las negociaciones para un acuerdo post-2012 efectivo, eficiente y equitativo.
Después de años de arduas negociaciones, durante los cuales seis Miembros del Club de Madrid actuaron como Enviados Especiales de la ONU para el Cambio Climático, directamente apoyando al antiguo Secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, se llegó al histórico COP21 en París en 2015.

Miembros plenos del Club de Madrid
Vaira Vike Freiberga, Presidenta de Letonia (1999 – 2007). Presidenta del Club de Madrid
Cassam Uteem, Presidente de Mauricio (1992 – 2002). Vicepresidente del Club de Madrid
Carl Bildt, Primer Ministro de Suecia (1991 – 1994)
Kjell Magne Bondevik, Primer Ministro de Noruega (1997 – 2000; 2001 – 2005)
Gro Harlem Brundtland, Primer Ministro de Noruega (1981; 1986-1989; 1990-1996). Enviado especial de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático.
John Bruton, Primer Ministro de la República de Irlanda (1994 – 1997)
Felipe Calderón, Presidente de México (2006 – 2012)
Micheline Calmy-Rey, Presidenta de Suiza (2007 y 2011)
Kim Campbell, Primer Ministro de Canadá (1993)
Fernando Henrique Cardoso, Presidente de Brasil (1995 – 2003)
Aníbal Cavaco Silva, Primee Ministro de Portugal (1985 – 1995; 2006 – 2016)
Laura Chinchilla, Presidenta de Costa Rica (2010 – 2014)
Helen Clark, Primer Ministro de Nueva Zelanda (1999 – 2008)
Vicente Fox, Presidente de México (2000 – 2006)
Eduardo Frei Ruiz-Tagle, Presidente de Chile (1994 – 2000)
Vigdís Finnbogadóttir Presidenta de Islandia (1980 – 1996)
César Gaviria, Presidente de Colombia (1990 – 1994)
Felipe González, Presidente de España (1982 – 1996)
Alfred Gusenbauer, Canciller de Austria (2007 – 2008)
Tarja Halonen, Presidente de Finlandia (2000 – 2012)
Mehdi Jomaa, Primer Ministro de Túnez (2014)
Aleksander Kwasniewski, Presidente de Polonia (1995-2005)
Wim Kok, Primer Ministro de Holanda (1994 – 2002)
Milan Kucan, Presidente de Eslovenia (1991 – 2002)
Chandrika Kumaratunga, Presidenta de Sri Lanka (1994 – 2005)
Luis Alberto Lacalle, Presidente de Uruguay (1990 – 1995)
Ricardo Lagos, Presidente de Chile (2000-2006). Enviado especial de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático
Zlatko Lagumdzja, Primer Ministro de Bosnia & Herzegovina (2001 – 2002)
Hong Koo Lee, Primer Ministro de la República de Corea (1994 – 1995)
Rexhep Meidani, Presidente de Albania (1997 – 2002)
Festus Mogae, Presidente de Botswana (1998-2008)
Roza Otunbayeva, Presidenta de la República de Kirguistán (2011 – 2012)
Anand Panyarachun, Primer Ministro de Tailandia (1991 – 1992)
George Papandreu, Primer Ministro de Grecia (2009 – 2011)
José Manuel Ramos-Horta, Presidente de Timor Oriental (2007 – 2012). Premio Nobel de la Paz 1996
José Luis Rodríguez Zapatero, Presidente de España (2004 – 2011)
Óscar Rivas-Reig, Primer Ministro de Andorra (1982 – 1984; 1990 -1994)
Petre Roman, Primer Ministro de Rumanía (1989 – 1991)
Julio María Sanguinetti, Presidente de Uruguay (1985-1990; 1995-2000)
Han Seung-Soo, Primer Ministro de Corea (2008-2009). Enviado especial de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático
Jennifer Mary Shipley, Primer Ministro de Nueva Zelanda (1997 – 1999)
Jigmi Y. Thinley, Primer Ministro de Bután (2008 – 2013)
Martin Torrijos, Presidente de Panamá (2004 – 2009)
Danilo Turk, Presidente de Eslovenia (2007 – 2012)

 Club de Madrid Honorary Members
Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas (2007-2016)
Javier Solana, Alto Representante de la UE para la Política Exterior y de Seguridad Común (1999 – 2009)

 Representantes de las Fundaciones Constituyentes del Club de Madrid
Diego Hidalgo, fundador del Club de Madrid y presidente de FRIDE
Anthony T. Jones, vicepresidente y director ejecutivo de GFNA
José Manuel Romero, vicepresidente de FRIDE

Secretaria General
María Elena Agüero
 Asesores
Susan Rose Ackerman, Académico
Rut Diamint, Académico
Jorge Domínguez, Académico
Grzegorz Ekiert, Académico
Jerry Jones, Sector empresarial
Bolivar Lamounier, Académico
Alexander Likhotal, Presidente de Cruz Verde Internacional
Jose Maria Maravall, Ex ministro de Educación del gobierno de España
Lucinio Muñoz Muñoz, Diplomático
Jose Antonio Ocampo, Académico
Teresa Ribera, ex Secretaria de Estado de Cambio Climático del gobierno de España
Andres Rigo, Experto Internacional
Theodore Piccone, Académico
Tim Phillips, Académico

[1] Todos ellos jefes de Estado y de Gobierno elegidos democráticamente de más de 65 países.