¿La misma estrategia de seguridad o el abandono de un esfuerzo institucional de largo alcance?

 

El pasado 10 de enero de 2018, Miguel Ángel Osorio Chong renunció como Secretario de Gobernación. Su salida de este cargo, en el que en este sexenio se ha concentrado la agenda de seguridad pública del país, amerita una reflexión acerca de los logros y limitaciones observados durante los últimos 5 años.

En la política de seguridad que el hoy ex titular de la Secretaría de Gobernación diseñó y coordinó el saldo es negativo: homicidios dolosos e incidencia delictiva al alza (con máximos históricos en varios delitos), debilitamiento de las instituciones de seguridad y desorden en el sistema de seguridad de la administración pública federal. En un lustro, el responsable de la política interior del país no sólo abandonó, sino que además desarticuló los avances en materia de construcción institucional que se habían alcanzado en el sexenio previo.

En términos generales existe un consenso sobre el retroceso de esta administración federal en materia de seguridad pública, pero hay cierto disenso respecto de las causas. Algunos analistas tratan de explicar esta falla gubernamental como consecuencia de la supuesta continuidad de la estrategia de seguridad emprendida por el ex presidente Felipe Calderón[1]. A partir de esta conjetura sostienen que “la guerra contra las drogas” que ha durado dos sexenios debe acabarse. De ahí que llegue a aseverarse que es urgente cambiar la estrategia de seguridad, al grado tal que para algunos incluso resulta pertinente otorgar amnistía a los criminales.

Sin embargo, como se argumentará a continuación, la estrategia seguida por la actual administración difiere profundamente de la seguida el sexenio anterior tanto en el fondo como en la forma. El presente análisis se divide en dos grandes apartados. En el primero se presentan las principales evidencias de la crisis de inseguridad en la que está sumido el país. En el segundo, se analizan algunas de las decisiones en materia de política pública tomadas durante la actual administración y que en gran medida explican por qué hemos atestiguado un retroceso de tal magnitud en seguridad pública a nivel nacional.


[1] Vgr. García Hernández, Juan Luis (2017). “Analistas: La guerra (y el fracaso para contenerla) pasará factura a Osorio, Mancera y Margarita” en Sin Embargo, 29 de julio. Disponible en: http://www.sinembargo.mx/29-07-2017/3272173

 

Ver documento completo