La propuesta en materia de seguridad pública de los candidatos presidenciales

Análisis comparado de los 5 puntos más relevantes

Más allá de lo planteado en las plataformas electorales registradas ante el Instituto Nacional Electoral (INE), la y los candidatos a la Presidencia de la República han expresado en el reciente debate y en otros foros propuestas adicionales. En la siguiente tabla se resumen los principales postulados de las propuestas que más han enfatizado los candidatos.

 

Tabla 1. Propuestas más resaltadas en materia de seguridad

Juntos haremos historia
(PT-MORENA-PES)

  Por México al Frente
(PAN-PRD-MC)
  Todos por México
(PRI-PVEM-PANAL)
  Margarita Zavala
(Candidatura independiente)
 

Jaime Rodríguez
(Candidatura
Independiente)

1. Amnistía (proceso de paz y reconciliación nacional) 1. Crear una Secretaría de Seguridad Ciudadana 1. Incautar el dinero, bienes y armas del crimen organizado 1. Crear una Secretaría de Seguridad Ciudadana 1. Crear una institución similar al FBI que dependa de la Presidencia
2. Guardia Nacional 2. Duplicar el tamaño de la Policía Federal 2. Homologar la tipificación de los delitos a nivel nacional 2. Duplicar el tamaño de la Policía Federal 2. Crear Policía Cibernética
3. Mando Único 3. Desmantelar, y no solo descabezar, a las organizaciones criminales 3. Un sistema integral para identificar a todos los criminales 3. Concentrar recursos extraordinarios para la persecución del grupo delictivo más violento 3. Instaurar preparatorias militarizadas
4. Recuperar la Secretaría de Seguridad Pública. 4. Profesionalizar y certificar a todas las policías del país 4. Fortalecer a la policía. 4. Garantizar seguridad en tramos carreteros considerados focos rojos 4. Mejorar los salarios, prestaciones y formación de policías
5. Desarrollo económico con prioridad en el campo 5. Cooperación con EU para frenar el tráfico de arma 5. Combatir los factores que generan las conductas delictivas 5. Operativos especiales contra feminicidio, trata de personas, secuestro y desaparición de mujeres y jóvenes 5. Mando Único

Fuente: Elaboración propia con información de prensa.

 

1. Las coincidencias

Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya Cortés y Margarita Zavala Gómez del Campo coinciden en que fue un error incorporar a la Secretaría de Gobernación (SEGOB) las funciones de la extinta Secretaría de Seguridad Pública. El candidato de Juntos Haremos Historia propone regresar al esquema de la pasada Administración Federal, mientras que con matices la candidata independiente y el candidato de Por México al Frente plantean la creación de una Secretaría que adopte el paradigma de Seguridad Ciudadana.

López Obrador y Rodríguez Calderón coinciden en la instauración del Mando Único Policial. Con esta medida los elementos de las corporaciones policiales municipales quedarían prácticamente integrados a la Policía Estatal correspondiente. Meade Kuribreña no se ha pronunciado al respecto, se podría asumir que la apoya, toda vez que se trata de una iniciativa legislativa que ha impulsado el Presidente de la República. Zavala y Anaya han expresado abiertamente que el Mando Único no resuelve el problema si no se logra la certificación completa de la corporación policial y sus elementos. Ambos candidatos presentan propuestas alternativas al Mando Único.

Sobre el fortalecimiento de la Policía Federal y la posibilidad de que ésta sea la alternativa para el retiro gradual de las Fuerzas Armadas, hay coincidencia entre las propuestas de Anaya y Zavala. Ambos candidatos sostienen que fue un error de la actual administración no continuar con la tendencia de crecimiento que tuvo la Policía Federal entre 2007 y 2012. Cabe señalar que la candidata independiente fue la primera en presentar esta propuesta.

La propuesta más genérica y que reúne el mayor consenso es la presentada por el candidato de Todos por México. El combate al lavado de dinero y la incautación de bienes aparece en la plataforma de todos los candidatos. Con mayor o menor énfasis la han apoyado en algún momento de la campaña o precampaña. Sobre la homologación de la tipificación de los delitos también parece haber consenso, Anaya y Zavala se han pronunciado en favor de un Código Penal Nacional. López Obrador y Rodríguez Calderón no lo han hecho, pero tampoco la han descalificado. La propuesta del candidato de la coalición que encabeza el PRI sobre “el sistema integral que permita identificar a todos los criminales” tampoco es nueva ni objeto de polémica. Se trata de escalar las capacidades tecnológicas y/o de recuperar la Plataforma México. Todos los candidatos han apoyado de una u otra manera esta idea. El fortalecimiento de la policía también es una propuesta tan común como genérica de todos los participantes en la contienda electoral presidencial. Finalmente, el combate a “los factores que generan las conductas delictivas” también es una propuesta que no genera polémica. Con matices, todos los candidatos han planteado ideas para prevenir el delito, fortalecer el tejido social o erradicar la violencia mediante el fortalecimiento de valores cívicos.

 

2. Las propuestas polémicas

El “proceso de pacificación” mediante una “amnistía” que ha propuesto el candidato de Juntos Haremos Historia ha sido cuestionado por el resto de los aspirantes a la Presidencia de la República. Esta propuesta ha sido calificada de contraproducente. Anaya, Meade y Zavala consideran que incrementaría la violencia, tal como ha sucedido en otros países. Mientras que Zavala y Meade han cuestionado la falta de ética de una propuesta que pretende negociar con criminales en detrimento de las víctimas. Todos los opositores a esta idea coinciden en que sería un factor generador de impunidad.

López Obrador ha propuesto la creación de una “Guardia Nacional” integrada por 214 mil 157 soldados y 55 mil 574 marinos. Esta idea no ha sido cuestionada por los otros contendientes, pero sí por algunos académicos. El principal argumento en contra es que implicaría la permanencia de las Fuerzas Armadas en labores de seguridad interior. Cambiar el uniforme o la denominación de un conjunto (prácticamente la totalidad) de soldados y marinos no resuelve el problema del retiro gradual ni genera incentivos para fortalecer a las corporaciones policiales.

 

3. Las propuestas ambiguas

López Obrador trae muy presente en su discurso la relación entre desarrollo económico y seguridad. Sostiene fehacientemente que el origen de la criminalidad es la pobreza y la falta de oportunidades. Como se lo hizo ver en el debate la candidata independiente, “criminalizar a la pobreza” es un error, es una aseveración sin evidencia empírica sólida que la sustente.

Ricardo Anaya ha sostenido que su estrategia se basará en el “desmantelamiento” y no en el “descabezamiento” de las organizaciones criminales. Más allá de la cuestión semántica, no ha podido explicar cómo se realiza esa sutil diferencia en términos operativos. Parece más una estrategia discursiva que un giro real en la política de seguridad, orientado a la contención de los grupos delincuenciales.

El establecimiento de preparatorias militarizadas que propone el candidato independiente no es claro. En algunas entrevistas él ha sostenido que se trata de que los militares vayan a dar clases a las escuelas de este nivel y afirma que esto ya se realiza en Nuevo León desde que asumió la gubernatura de esa entidad. No es claro qué tipo de educación o clases podrían proporcionar las Fuerzas Armadas a los jóvenes estudiantes del nivel medio superior. No hay evidencia alguna del impacto que esto ha tenido en Nuevo León.

Rodríguez Calderón también ha planteado la creación de una “Policía Cibernética”. Sin embargo, ya la Policía Federal cuenta con “Unidades de Policía Cibernética” adscritas a la División Científica de dicha corporación. No es claro si buscará que cada estado cuente con una policía de este tipo, lo cual no está en las facultades del Presidente de la República. Tampoco se sabe si se refiere a elevar estas unidades al nivel de división dentro de la propia Policía Federal.

La creación del “FBI” que dependa de Presidencia de la República que propone Rodríguez Calderón también es ambigua. No ha aclarado si esa institución sería adicional al Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) o si trasladarías las áreas y funciones de inteligencia de la Policía Federal al FBI mexicano. La candidata independiente ha sido más clara al respecto, ha planteado la creación de una Agencia Nacional de Inteligencia que dependería directamente de la Presidencia de la República (en eso hay coincidencia) y que sustituya al CISEN. Esta Agencia, según ha propuesto, no tendría injerencia en el combate al crimen organizado.

 

4. Las propuestas singulares que no generan polémica

Las propuestas de carácter estrictamente operativo que ha esbozado la candidata independiente no han generado cuestionamientos: a) priorizar el combate a la organización criminal más violenta; b) la seguridad de tramos carreteros peligrosos; y c) los operativos especiales para frenar feminicidios, trata de personas y desaparición forzada. Se trata de propuestas focalizadas cuya viabilidad de implementación exitosa dependerá del fortalecimiento de las instituciones de seguridad y justicia. Se trata de propuestas concretas que ponen el foco de atención en las víctimas de la delincuencia.

 

5. Balance

Pretender minimizar el problema de la seguridad, como se intentó infructuosamente a lo largo de los últimos seis años es la ruta segura al fracaso de cualquier estrategia. Es imprescindible contar con un diagnóstico claro de la operación de los principales grupos delictivos en el país. Y a partir de ello elaborar una estrategia para neutralizarlos.

La lucha por el control territorial entre estas bandas criminales sigue siendo el principal generador de la violencia en México. Ante esa situación es claro que la ausencia del Estado no puede ser la solución so pena de dejar a la sociedad a merced de los criminales. Por el contrario, lo que se requiere es más Estado, y un Estado mejor preparado y más coordinado en su tarea de combate al crimen.

Por ello, la depuración, profesionalización y dignificación de las policías es una condición sine qua non para el éxito de cualquiera de las propuestas que han sido planteadas por la y los candidatos presidenciales.

Llama la atención que, hasta el momento, ninguno de los candidatos, con excepción de Zavala, haya planteado la necesidad de modificar los incentivos de los gobiernos locales. Ello es importante, porque la participación decidida de las autoridades locales es una condición para el éxito de muchas de las alternativas de acción que han puesto sobre la mesa la y los candidatos presidenciales. Hasta el momento, los gobernadores y presidentes municipales no han dado muestras de colaborar al nivel que se requiere para tener éxito en una estrategia frente el crimen. Esto debe cambiar.

 

ver documento