El sistema penitenciario en México requiere mucho más que cambios administrativos y mejoras en la infraestructura

 

 

El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ha hablado de la necesidad de una “reforma de prisiones”, concretamente ha planteado como objetivo “lograr una adecuada reinserción social de aquellas personas que cumplieron una condena en prisión. Básicamente AMLO propone que los internos se dividan entre los que cometieron delitos federales y los que cometieron delitos del fuero común”1. La separación de los internos por el tipo de delitos que los tienen en prisión puede ser una medida necesaria, pero a todas luces insuficiente. Cabe señalar que tampoco tiene relación alguna con el tema de la reinserción social. Hasta el momento, no se han dado a conocer las acciones concretas que se realizarán para cumplir con este loable objetivo.

 

Lo único que sabemos es que la operación del sistema penitenciario mexicano recaerá en la Secretaría de Seguridad Pública que se volverá a crear en breve. El próximo titular de esta dependencia, Alfonso Durazo, declaró que “El Órgano Desconcentrado de Prevención y Reinserción, ahora de Reinserción Social, pasará también a formar parte de la nueva Secretaría de Seguridad Pública, operará en términos administrativos en los mismos términos”2. También aseguró que no se construirán más penales, pero se llevará a cabo una “adaptación física para atender las necesidades en materia de derechos humanos”. Se trata de medidas necesarias, pero que no parecen formar parte de una reforma integral.

 

El sistema penitenciario mexicano está en crisis y requiere mucho más que cambios administrativos y de infraestructura. Lo más urgente es trabajar con el recurso humano, los custodios y autoridades administrativas de los penales. Hay que avanzar en su profesionalización y en el blindaje ante actos de corrupción. Transformaciones de esta naturaleza requieren ajustes al marco legal vigente. No estaría de más que el equipo de transición revise algunas iniciativas de reforma que se han presentado y que han sido enviadas a la congeladora legislativa. Por ejemplo, el 14 de abril de 2011 el Titular del Ejecutivo Federal envió a la Cámara de Diputados la Iniciativa que expide la Ley Federal del Sistema Penitenciario y de Ejecución de Sanciones y de reforma a la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación3. Esta propuesta fue dictaminada en la Cámara de Origen y desechada en la Revisora el 14 de diciembre de 2015. La iniciativa contemplaba temas como la “industria penitenciaria” que pretendía generar oportunidades laborales para los internos y sus familias, así como la creación de “jueces de ejecución” para modificar y revisar las penas y medidas de seguridad, así como procurar la reparación del daño de las víctimas. También se preveía la inclusión de figuras como la semi libertad, el trabajo comunitario y la multa como sustitutos de la prisión cuando no se trate de delitos graves. Además, se planteaba la necesidad de establecer 6 niveles4 de seguridad en los penales federales. También se abordaba el tema de las mujeres internas y se proponía la creación de áreas de atención materno-infantil y áreas para visita y convivencia con hijos.

 

No se trata de adoptar cada una medida de éstas, pero ojalá el nuevo gobierno federal fije su postura respecto a estos y otros tantos temas que demanda una verdadera reforma al sistema penitenciario. Como se ha documentado en los análisis de las propuestas en materia de seguridad y justicia de la FDHS, no hay mucha claridad en el planteamiento de las propuestas del equipo de transición. Sin embargo, ya han dado muestras de que son receptivos a los cuestionamientos y de que no tienen inconveniente en retomar aspectos de estrategias de seguridad implementadas en el pasado reciente. La creación de la Secretaría de Seguridad Pública, el desistimiento de la creación de la Guardia Nacional y el reconocimiento de que se requiere el apoyo de los miembros del Ejército y la Marina en labores de seguridad interior hasta que se fortalezcan las policías son ejemplos de ello. Esperemos que pronto anuncien de manera más amplia y detallada su plan de reforma al sistema penitenciario.

________________

 

(1) El documento “Andrés Manuel López Obrador. Equipo de trabajo y agenda”, elaborado por MORENA, se puede consultar en:

(2)  http://partidodeltrabajo.org.mx/2017/wp-content/uploads/2018/07/AMLO_Equipo_agenda-18070211.pdf(2) Martínez, Diana, 2018. “Durazo busca mando único en las cárceles” en El Heraldo, 13 de agosto. Disponible en: https://heraldodemexico.com.mx/pais/durazo-busca-mando-unico-en-las-carceles/ 

(3) La iniciativa íntegra se puede consultar en: http://sil.gobernacion.gob.mx/Archivos/Documentos/2011/04/asun_2766445_20110414_1302879320.pdf 

(4) “Mínima restrictiva” (niveles 1 y 2), “Media y alta seguridad” (niveles 3 y 4) y “Súper Máxima Seguridad” (niveles 5 y 6)