No Impact Man: cómo una familia en Nueva York reduce su huella ambiental

Autor: Izamal Brena 

Twitter: @izamalou

 “¿Qué pasaría si de verdad tratara de no dañar el medio ambiente? ¿Cómo se sentiría hacerlo? ¿Sería posible? ¿Sería práctico?”
Estas son las preguntas que se hace Colin Beavan, escritor neoyorquino, y creador del proyecto No Impact Man, el cual tiene el objetivo de reducir el impacto o huella ecológica que generan él y su familia durante un año.Durante este documental, Colin, Michelle y la pequeña Isabelle,  una familia como cualquier otra, intentarán eliminar ciertas acciones de la vida diaria que generan un fuerte impacto ambiental.
Poco a poco, comienzan a modificar su estilo de vida, con acciones que van desde lo más sencillo -como dejar de tomar café porque no se produce localmente- hasta lo más drástico, por ejemplo, dejar de usar electricidad y por consiguiente refrigerador, lavadora, luz o elevadores. Si lo pensamos bien, estamos acostumbrados a que las máquinas eléctricas resuelvan nuestras necesidades.
A través del documental, además de explicarnos de forma práctica y con cifras reveladoras, cómo cada una de las acciones que realizamos a diario tiene impacto en el ambiente, caemos sin duda en una reflexión sobre nuestra forma de vida, nuestros hábitos y costumbres. Hay tantas cosas que generan daño al ambiente, y que pasan desapercibidas, quizá porque nadie nos lo ha dicho lo suficientemente claro: el transporte de carga y el transporte de pasajeros que producen tanto carbono, el consumismo que genera toneladas de basura, lo mismo de alimentos, que de productos de limpieza, cosméticos, etc.
Los protagonistas de esta historia se dan cuenta cómo el comprar productos locales en lugar de productos importados favorece a los productores cercanos y además  ayuda a eliminar la contaminación producida por el transporte de los productos, ¡algo que quizá jamás habíamos pensado!
La reducción de basura por persona o por familia también se presenta como uno de los mayores retos: ¿cuánta basura generamos en casa y oficina? ¿A dónde va a parar, y qué se hace con ella? Son preguntas que quizá no se hace uno frecuentemente.
Este documental me hizo reflexionar sobre nuestras motivaciones y cultura actuales. ¿Es verdaderamente cierto que necesitamos un automóvil para transportarnos? ¿O es simplemente una cuestión de ego y de comodidad? ¿Estamos conscientes de esto?
También podemos reflexionar sobre nuestros hábitos de consumo. No porque esta historia se desarrolle en una ciudad estadounidense está lejos de la realidad de cualquier ciudad medianamente poblada.
Pareciera ser que nuestro distanciamiento con la naturaleza nos ha llevado a generar un daño irreversible. Hoy la vida en las ciudades se parece mucho a aquellas series que representaban el futuro: máquinas que emiten bips, automóviles al por mayor, cielos contaminados, edificios interminables, letreros luminosos, planchas de concreto.
¿Habremos perdido ese contacto, el conocimiento, el respeto por aquellas cosas que nuestros antepasados hacían con una mayor conciencia sobre la sana convivencia entre ser humano y naturaleza? Quizá en el camino de volvernos eficientes,  de facilitarnos las cosas hemos perdido la conciencia de quiénes somos y de dónde venimos.
La respuesta quizá no está en distanciarnos de la tecnología. Sin duda los grandes avances en la ciencia, medicina, ingeniería, han beneficiado el desarrollo de la humanidad, pero en esa trayectoria hemos atropellado cuanto se ha cruzado por nuestro camino, incluida la tierra, nuestro hogar. El reto en todo caso es el generar un equilibrio, un balance. Afortunadamente,  hoy se avanza a grandes pasos en energías y procedimientos sustentables, amigables con el medio ambiente.
Sin duda, No Impact Man es un documental que todos debemos ver.  No es un manual sobre lo que debemos hacer o no para ayudar a mitigar el impacto ambiental que producen nuestros hábitos cotidianos. Pero sí es una ventana de reflexión no sólo práctica, yo diría que incluso espiritual, sobre nuestra forma de relacionarnos, vivir, consumir, nuestra relación con la naturaleza y sobre aquello que hacemos cada uno de nosotros ante el obvio deterioro de nuestro mundo y de nuestra civilización.

Trailer subtitulado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *